Que Significa Quebrantado De Corazón Según La Biblia?

Que Significa Quebrantado De Corazón Según La Biblia
Un corazón quebrantado y un espíritu contrito Los que tienen un corazón quebrantado y un espíritu contrito están dispuestos a hacer todo lo que Dios les pida. ¡Cuánto aprecio al élder Joseph B. Wirthlin! En 1899, el poeta Rudyard Kipling escribió al imperio británico la siguiente amonestación sobre el orgullo: Vano poder los reinos son; huecos los gritos y el clamor.

Constante tu sacrificio de antaño, corazón compungido y humillado. (‘God of Our Fathers, Known of Old’, Hymns, Nº 80). Al hacer referencia al corazón compungido como un ‘sacrificio de antaño ‘, es probable que Kipling haya pensado en las palabras del rey David, del Salmo 51: ‘Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; corazón contrito y humillado’ (versículo 17).

Las palabras de David demuestran que desde la época del Antiguo Testamento, los del pueblo del Señor ya entendían que debían entregar sus corazones a Dios, que solamente las ofrendas de holocausto no eran suficientes. Los sacrificios que fueron ordenados en la dispensación de Moisés eran una representación simbólica del sacrificio expiatorio del Mesías, que era el único que podía reconciliar al hombre pecador con Dios, tal como lo enseñó Amulek: ‘Y he aquí, éste es el significado entero de la ley, pues todo ápice señala a ese gran y postrer sacrificio el Hijo de Dios’ (Alma 34:14).

Después de Su resurrección, Jesucristo declaró al pueblo del Nuevo Mundo: ‘vuestros sacrificios y vuestros holocaustos cesarán, porque no aceptaré ninguno de ‘Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Y al que venga a mí con un corazón quebrantado lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo’ (3 Nefi 9:19–20).

¿Qué son un corazón quebrantado y un espíritu contrito? ¿Y por qué se consideran un sacrificio? Como en todas las cosas, la vida del Salvador nos ofrece el ejemplo perfecto: A pesar de que Jesús de Nazaret era sin pecado, vivió con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, tal como lo demuestra por medio de Su sumisión a la voluntad del Padre.

Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió’ (Juan 6:38); dijo a Sus discípulos: ‘Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón’ (Mateo 11:29). Y cuando llegó la hora de hacer el sacrificio final que formaba parte de la Expiación, Cristo no rehusó beber la amarga copa sino que se sometió totalmente a la voluntad de Su Padre.

La sumisión perfecta del Salvador al Eterno Padre es el ejemplo ideal de un corazón quebrantado y un espíritu contrito. El ejemplo de Cristo nos enseña que un corazón quebrantado es un atributo eterno y divino. Cuando nuestro corazón está quebrantado, somos plenamente receptivos al Espíritu de Dios y reconocemos nuestra dependencia de Él para todo lo que poseemos y lo que somos.

  1. Tal sacrificio implica renunciar al orgullo en todas sus formas.
  2. Así como un alfarero experto modela el barro con las manos, el Maestro puede moldear y darle forma con Sus manos a los de corazón quebrantado.
  3. Un corazón quebrantado y un espíritu contrito son requisitos para el arrepentimiento.
  4. Lehi enseñó: ‘Por tanto, la redención viene en el Santo Mesías ‘He aquí, él se ofrece a sí mismo en sacrificio por el pecado, para satisfacer las demandas de la ley, por todos los de corazón quebrantado y de espíritu contrito; y por nadie más se pueden satisfacer las demandas de la ley’ (2 Nefi 2:6–7).

Cuando pecamos y ansiamos el perdón, tener un corazón quebrantado y un espíritu contrito significa experimentar la ‘tristeza que produce arrepentimiento’ (2 Corintios 7:10). Dicha tristeza sobreviene cuando nuestro deseo de ser limpios del pecado es tan intenso que sentimos dolor en el corazón por el pesar y ansiamos sentirnos en paz con nuestro Padre Celestial.

  • Los que tienen un corazón quebrantado y un espíritu contrito están dispuestos a hacer todo lo que Dios les pida, sin oposición ni resentimiento.
  • Dejamos de hacer las cosas a nuestra manera y aprendemos a hacerlas según la manera de Dios.
  • Al llegar a ese punto de sumisión, la Expiación surte su efecto y tiene lugar el arrepentimiento verdadero; entonces la persona arrepentida vislumbra el poder santificador del Espíritu Santo, que le llena de paz de conciencia y de gozo por la reconciliación con Dios.

El mismo Dios que nos enseña a vivir con un corazón quebrantado nos invita a regocijarnos y a ser de buen ánimo; una combinación grandiosa de atributos divinos. Cuando recibimos el perdón de los pecados, un corazón quebrantado sirve de escudo divino contra la tentación.

Nefi clamó: ‘¡Estén cerradas continuamente delante de mí las puertas del infierno, pues quebrantado está mi corazón y contrito mi espíritu!’ (2 Nefi 4:32). El rey Benjamín enseñó a su pueblo que si ellos andaban en las profundidades de la humildad, se regocijarían siempre, ‘ llenos del amor de Dios y siempre la remisión de pecados’ (Mosíah 4:12).

Cuando nuestros corazones están abiertos al Señor, los atractivos del mundo sencillamente pierden su encanto. Pero aún existe otro aspecto de un corazón quebrantado, a saber, nuestra profunda gratitud por el sufrimiento que padeció Cristo por nosotros.

En Getsemaní, el Salvador ‘descendió debajo de todo’ (D. y C.88:6) al sobrellevar las cargas del pecado a favor de todo el género humano. En el Gólgota, Él ‘derramó su vida hasta la muerte’ (Isaías 53: 12), y Su corazón literalmente se quebrantó a causa del amor inmenso que tiene hacia todos los hijos de Dios.

Cuando recordamos al Salvador y Su sufrimiento, así mismo también nuestro corazón se quebrantará de gratitud por el Ungido. Al sacrificar por Él todo lo que tenemos y todo lo que somos, el Señor llenará nuestro corazón de paz. Él ‘ a los quebrantados de corazón’ (Isaías 61:1) y armonizará nuestras vidas con el amor de Dios, ‘el cual es más dulce que todo lo dulce, y más puro que todo lo puro’ (Alma 32:42).

¿Qué es ser quebrantado?

Forzar, romper, venciendo una dificultad, impedimento o estorbo que embaraza para la libertad. Quebrantar la prisión.

¿Qué es el quebrantamiento espiritual?

¿Qué es el quebrantamiento espiritual? – El quebrantamiento espiritual es aquel dolor y aflicción de corazón que experimenta el cristiano, impulsado por el Espíritu Santo, al considerar su pecado a la luz de la Palabra y del Ser de Dios, y que lo lleva a humillarse ante su Señor, a clamar su misericordia, y a rogar por una transformación para andar en novedad de vida,

Alguien podrá preguntarse aquí, ¿ Cuál es la diferencia con el arrepentimiento, entonces? Lo que ocurre es que el quebrantamiento espiritual es un elemento del arrepentimiento, podríamos decir que es la actitud, la disposición del corazón que debe observarse en un verdadero arrepentimiento. Es lo que los antiguos teólogos denominaban mortificación o contrición,

Juan Calvino lo describe diciendo que es un ‘ dolor y terror del corazón concebido por el conocimiento del pecado y el sentimiento del juicio de Dios. Porque cuando el hombre llega a conocer verdaderamente su pecado, entonces comienza de verdad a aborrecerlo y detestarlo; entonces se siente descontento de sí mismo; se confiesa miserable y perdido y desea ser otro distinto ‘.

Luego menciona el segundo elemento del arrepentimiento, la vivificación, de la que hablaremos más adelante. Nuestra Confesión de Fe (CFBL 1689) también se refiere a esto, cuando dice que en el arrepentimiento para salvación, ‘ una persona a quien el Espíritu hace consciente de las múltiples maldades de su pecado, mediante la fe en Cristo se humilla por él con una tristeza que es según Dios, lo abomina y se aborrece a sí mismo, ora pidiendo el perdón y las fuerzas que proceden de la gracia ‘ (15.3).

Queda claro, entonces, que es un dolor, una aflicción, que incluye también un sentido de espanto al ver la profunda maldad y corrupción que hay en nuestros propios corazones, pero también al considerar el juicio de Dios sobre estas cosas. Y este dolor es también una evidencia de la misericordia de Dios, ya que nos impide seguir hundiéndonos en la inmundicia del pecado, nos detiene de deslizarnos por el barranco de la destrucción, como lo hacen quienes no son estorbados en su maldad y pueden vivir tranquilos en ella.

Y esto no es otra cosa que lo que ocurre cuando el Espíritu Santo atraviesa y parte nuestros corazones con la Palabra Santa, y nos convence de pecado, cuando nos muestra lo torcido y lo oscuro en nosotros, y lo trae a la luz para que sea confesado delante del Señor en arrepentimiento. Y debido a que esta obra es del Espíritu, sólo los cristianos pueden experimentar el quebrantamiento espiritual.

Es decir, no debemos confundirlo con el terror y la aflicción que pueden vivir los incrédulos, que han sido expuestos de alguna manera a la luz, pero que la rechazaron, prefiriendo las tinieblas. Así, el espanto que llevó a suicidarse a Judas luego de su traición, no puede compararse con la obra del Espíritu Santo en el verdadero quebrantamiento espiritual.

  • En este sentido, tampoco debemos confundir el quebrantamiento espiritual con el temor de las consecuencias por haber hecho algo en desobediencia a la Palabra de Dios.
  • Si vemos a Saúl, cuando el profeta Samuel le comunica que ha sido desechado por Dios, su reacción fue decir: ‘ Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel, y vuelvas conmigo para que adore a Jehová tu Dios ‘ (1 S.15:30).

En un principio parece que hubiese hecho una confesión, ‘yo he pecado’, pero luego podemos apreciar claramente que lo que temía y lo que le dolía era perder su posición y su poder, no el hecho de haber pecado contra el Dios que le dio la vida. Lo mismo vemos en el remordimiento de Acab, que ocurrió cuando Elías le anunció la maldición que caería sobre él y su familia, pero cuando supo que esto no sucedería durante su vida, siguió actuando impíamente como siempre.

See also:  Qué Significa Que El Espíritu Nos Anhela Celosamente?

Esto porque el quebrantamiento no es primeramente externo, sino interno : ‘ Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.13 Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo ‘ (Jl.2:12-13).

Aquí vemos el corazón del quebrantamiento. No es el lamento por el lamento, Podrías incluso lamentarte por orgullo, ya que te das cuenta de que fallas, pero eres un perfeccionista moral, te gustaría ser intachable y siempre virtuoso, pero en tus fuerzas y para tu gloria.

¿Qué dice la Biblia sobre el quebrantamiento?

Quebrantados para resplandecer – Éxodo 34.29 – La luz está en nosotros cuando vivimos en la presencia de Dios. ¿Cómo difundirla? Moisés no sabía que su rostro resplandecía, pero lo hacía. El fruto del Espíritu, dice Pablo en Gálatas 5.22-23, es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.

  1. Es su fruto, no el nuestro, pero como el Espíritu Santo vive dentro de nosotros poco a poco debemos ceder el control de nuestra vida al Espíritu para que su fruto resplandezca a través de nosotros.
  2. Es como si fuéramos el prisma que descompone la luz del Espíritu Santo y resplandece e ilumina alrededor de nosotros.

Romper el cántaro para que salga la luz. Eso fue lo que pasó con Gedeón. Dios le ordenó que los 300 hombres elegidos llevaran luces dentro de cántaros y que en el momento elegido rompieran esos cántaros para que brille la luz en la oscuridad – Jueces 7.15-23 Es el quebrantamiento del corazón.

¿Por que Dios nos quebranta?

Un corazón quebrantado y un espíritu contrito Los que tienen un corazón quebrantado y un espíritu contrito están dispuestos a hacer todo lo que Dios les pida. ¡Cuánto aprecio al élder Joseph B. Wirthlin! En 1899, el poeta Rudyard Kipling escribió al imperio británico la siguiente amonestación sobre el orgullo: Vano poder los reinos son; huecos los gritos y el clamor.

Constante tu sacrificio de antaño, corazón compungido y humillado. (‘God of Our Fathers, Known of Old’, Hymns, Nº 80). Al hacer referencia al corazón compungido como un ‘sacrificio de antaño ‘, es probable que Kipling haya pensado en las palabras del rey David, del Salmo 51: ‘Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; corazón contrito y humillado’ (versículo 17).

Las palabras de David demuestran que desde la época del Antiguo Testamento, los del pueblo del Señor ya entendían que debían entregar sus corazones a Dios, que solamente las ofrendas de holocausto no eran suficientes. Los sacrificios que fueron ordenados en la dispensación de Moisés eran una representación simbólica del sacrificio expiatorio del Mesías, que era el único que podía reconciliar al hombre pecador con Dios, tal como lo enseñó Amulek: ‘Y he aquí, éste es el significado entero de la ley, pues todo ápice señala a ese gran y postrer sacrificio el Hijo de Dios’ (Alma 34:14).

Después de Su resurrección, Jesucristo declaró al pueblo del Nuevo Mundo: ‘vuestros sacrificios y vuestros holocaustos cesarán, porque no aceptaré ninguno de ‘Y me ofreceréis como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito. Y al que venga a mí con un corazón quebrantado lo bautizaré con fuego y con el Espíritu Santo’ (3 Nefi 9:19–20).

¿Qué son un corazón quebrantado y un espíritu contrito? ¿Y por qué se consideran un sacrificio? Como en todas las cosas, la vida del Salvador nos ofrece el ejemplo perfecto: A pesar de que Jesús de Nazaret era sin pecado, vivió con un corazón quebrantado y un espíritu contrito, tal como lo demuestra por medio de Su sumisión a la voluntad del Padre.

‘Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió’ (Juan 6:38); dijo a Sus discípulos: ‘Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón’ (Mateo 11:29). Y cuando llegó la hora de hacer el sacrificio final que formaba parte de la Expiación, Cristo no rehusó beber la amarga copa sino que se sometió totalmente a la voluntad de Su Padre.

La sumisión perfecta del Salvador al Eterno Padre es el ejemplo ideal de un corazón quebrantado y un espíritu contrito. El ejemplo de Cristo nos enseña que un corazón quebrantado es un atributo eterno y divino. Cuando nuestro corazón está quebrantado, somos plenamente receptivos al Espíritu de Dios y reconocemos nuestra dependencia de Él para todo lo que poseemos y lo que somos.

Tal sacrificio implica renunciar al orgullo en todas sus formas. Así como un alfarero experto modela el barro con las manos, el Maestro puede moldear y darle forma con Sus manos a los de corazón quebrantado. Un corazón quebrantado y un espíritu contrito son requisitos para el arrepentimiento. Lehi enseñó: ‘Por tanto, la redención viene en el Santo Mesías ‘He aquí, él se ofrece a sí mismo en sacrificio por el pecado, para satisfacer las demandas de la ley, por todos los de corazón quebrantado y de espíritu contrito; y por nadie más se pueden satisfacer las demandas de la ley’ (2 Nefi 2:6–7).

Cuando pecamos y ansiamos el perdón, tener un corazón quebrantado y un espíritu contrito significa experimentar la ‘tristeza que produce arrepentimiento’ (2 Corintios 7:10). Dicha tristeza sobreviene cuando nuestro deseo de ser limpios del pecado es tan intenso que sentimos dolor en el corazón por el pesar y ansiamos sentirnos en paz con nuestro Padre Celestial.

  1. Los que tienen un corazón quebrantado y un espíritu contrito están dispuestos a hacer todo lo que Dios les pida, sin oposición ni resentimiento.
  2. Dejamos de hacer las cosas a nuestra manera y aprendemos a hacerlas según la manera de Dios.
  3. Al llegar a ese punto de sumisión, la Expiación surte su efecto y tiene lugar el arrepentimiento verdadero; entonces la persona arrepentida vislumbra el poder santificador del Espíritu Santo, que le llena de paz de conciencia y de gozo por la reconciliación con Dios.

El mismo Dios que nos enseña a vivir con un corazón quebrantado nos invita a regocijarnos y a ser de buen ánimo; una combinación grandiosa de atributos divinos. Cuando recibimos el perdón de los pecados, un corazón quebrantado sirve de escudo divino contra la tentación.

  • Nefi clamó: ‘¡Estén cerradas continuamente delante de mí las puertas del infierno, pues quebrantado está mi corazón y contrito mi espíritu!’ (2 Nefi 4:32).
  • El rey Benjamín enseñó a su pueblo que si ellos andaban en las profundidades de la humildad, se regocijarían siempre, ‘ llenos del amor de Dios y siempre la remisión de pecados’ (Mosíah 4:12).

Cuando nuestros corazones están abiertos al Señor, los atractivos del mundo sencillamente pierden su encanto. Pero aún existe otro aspecto de un corazón quebrantado, a saber, nuestra profunda gratitud por el sufrimiento que padeció Cristo por nosotros.

En Getsemaní, el Salvador ‘descendió debajo de todo’ (D. y C.88:6) al sobrellevar las cargas del pecado a favor de todo el género humano. En el Gólgota, Él ‘derramó su vida hasta la muerte’ (Isaías 53: 12), y Su corazón literalmente se quebrantó a causa del amor inmenso que tiene hacia todos los hijos de Dios.

Cuando recordamos al Salvador y Su sufrimiento, así mismo también nuestro corazón se quebrantará de gratitud por el Ungido. Al sacrificar por Él todo lo que tenemos y todo lo que somos, el Señor llenará nuestro corazón de paz. Él ‘ a los quebrantados de corazón’ (Isaías 61:1) y armonizará nuestras vidas con el amor de Dios, ‘el cual es más dulce que todo lo dulce, y más puro que todo lo puro’ (Alma 32:42).

¿Qué dice el Salmo 147 3?

Salmo 147 Alabad a Jehová por Su poder — Su entendimiento es infinito — Él envía Sus mandamientos, Su palabra, Sus estatutos y Sus juicios a Israel.1 Alabad a Jah, porque es bueno cantar alabanzas a nuestro Dios, porque agradable y hermosa es la alabanza.2 Jehová edifica a Jerusalén; a los a desterrados de Israel b recogerá,3 Él sana a los quebrantados de corazón y venda sus heridas.4 Él cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus a nombres,5 Grande es el Señor nuestro y de mucho poder; su a entendimiento es infinito.6 Jehová sostiene a los mansos; humilla a los malvados hasta la tierra.7 Cantad a Jehová con a acción de gracias; cantad alabanzas con arpa a nuestro Dios.8 Él es el que cubre los cielos de nubes, el que prepara la lluvia para la tierra, el que hace a los montes producir hierba.9 Él da a la bestia su alimento y a los hijos de los cuervos que claman.10 No se deleita en la fuerza del caballo ni se complace en la a agilidad del hombre.11 Se complace Jehová en los que le a temen y en los que esperan en su misericordia.12 Alaba a Jehová, oh Jerusalén; alaba a tu Dios, oh Sion.13 Porque ha reforzado los cerrojos de tus puertas; ha bendecido a tus hijos dentro de ti.14 Él pone en tu territorio la paz; te hará saciar con lo mejor del trigo.15 Él envía sus mandamientos a la tierra; velozmente corre su palabra.16 Él da la nieve como lana; esparce la escarcha como ceniza.17 Él echa su hielo como migajas; ante su frío, ¿quién se sostendrá en pie? 18 Envía su palabra y los derrite; hace soplar su viento y fluyen las aguas.19 Él declara sus palabras a Jacob, sus estatutos y sus juicios a Israel.20 No ha hecho esto con ninguna otra nación, y no han conocido sus juicios.

See also:  Que Dice La Biblia De Soñar Con Muertos?

¿Qué quiere decir el salmo 34 18?

Por qué puedes estar seguro de que el Señor está cerca de los quebrantados de corazón – Vida en Cristo

  • Escrito por Jolene Underwood
  • El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los abatidos de espíritu. – Salmos 34:18
  • Cuando las emociones son fuertes, encuentro consuelo al leer los Salmos.

El corazón de un salmista está familiarizado con el sufrimiento y es constante en la esperanza. Este patrón surge una y otra vez. El escritor expresa una lucha honesta, hace una petición y termina con la elección de confiar en Dios. Algunos Salmos se centran en el lamento, que significa lamentar la pérdida de algo o alguien.

  1. Uno de mis favoritos es el Salmo 34.
  2. La Nueva Traducción Viviente dice: ‘Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; rescata a aquellos cuyo espíritu está destrozado’.
  3. Eugene Peterson interpreta este versículo en el Mensaje como: ‘Si tu corazón está roto, encontrarás a Dios allí mismo; si te patean en el estómago, él te ayudará a recuperar el aliento’.
  4. ¿Qué significa el Salmo 34:18 para los quebrantados de corazón?

Una persona con el corazón quebrantado puede sentir literalmente el dolor del quebrantamiento. Tenemos respuestas fisiológicas a la pérdida, el dolor y las situaciones dolorosas. El dolor emocional se puede sentir de una manera muy real, en el cuerpo, la mente y el corazón.

Nuestros cuerpos están conectados de tal manera que el dolor emocional nos afecta físicamente. Esta es una de las razones por las que es tan vital ser honestos con nuestras emociones y buscar la sanidad, porque impacta a todos en quiénes somos y cómo vivimos. El corazón quebrantado puede sentirse tan intenso porque no tenemos lo que alguna vez tuvimos, o lo que pensamos que deberíamos tener.

Hemos perdido algo o alguien. Además, podemos sentirnos completamente solos. Nuestro cuerpo reacciona al dolor, la ira, la tristeza y el miedo.

  • Cuando estamos en este lugar, nuestra necesidad de algo más allá de nosotros mismos se vuelve más evidente.
  • A nuestro enemigo le encantaría evitar que conozcamos profundamente el amor de Dios y que recibamos el valor que necesitamos para seguir adelante cuando la vida es difícil.
  • A Dios le encanta ayudarnos a conocerlo y conocer su presencia con nosotros, especialmente cuando la vida es difícil.

El Salmo 34:18 nos recuerda que Dios no solo está presente con nosotros, sino cerca. Así es, El Señor esta cerca. Cerca del dolor que sentimos. Cerca de la pérdida que no podemos cubrir. Cerca de las necesidades que tenemos y que aún no podemos expresar.

Para los quebrantados de corazón, Dios da cercanía. Dios no está alejado del conocimiento del dolor o de nuestra experiencia del dolor. Siempre está disponible y cerca de los que sufren. No solo está cerca, sino que se queda con nosotros y nos ayudará a pasar. No se sorprende ni se disuade, no importa cuán profundo se sienta el quebrantamiento.

Dios nos da el valor que necesitamos para respirar de nuevo. El dolor emocional a veces nos deja sin palabras. Este Salmo proporciona palabras para recordar nuestro corazón y hablar con Dios cuando no podemos encontrar las palabras por nosotros mismos.

  1. La presencia de Dios con nosotros en nuestros momentos difíciles es de gran consuelo.
  2. Recuerda, el Señor esta cerca.
  3. ¿Qué significa el Salmo 34:18 para los abatidos de espíritu? Me encanta la forma en que Eugene Peterson describe cómo Dios nos salva o nos rescata cuando nuestro espíritu está aplastado.

Cuando nos sentimos pateados en el estómago, Él nos ayuda a recuperar el aliento. Cuando todo se nos ha agotado y estamos agotados, Él tiene lo que necesitamos para dar el primer paso de levantarse nuevamente. Dios ve y conoce el impacto de un alma cansada y desgastada.

  1. Considera los siguientes versículos: Proverbios 18:14 ‘El espíritu humano puede soportar la enfermedad, pero el espíritu abatido, ¿quién puede soportarlo?’.
  2. Proverbios 17:22 ‘El corazón alegre es una buena medicina, pero el espíritu abatido seca los huesos’.
  3. Proverbios 15:13 ‘El corazón feliz alegra el rostro, pero la angustia aplasta el espíritu’.

Estos versículos me ayudan a sentirme visto por Dios porque Él entiende lo que se siente estar aplastado en espíritu. Ha estado allí, solo en el Huerto de Getsemaní, preparándose para sufrir y morir por nosotros. Sabe que es doloroso. Puede sentirse como si estuviera vacío y seco porque no queda nada para dar.

  • Es hora de recibir.
  • El Señor esta cerca de los abatidos de espíritu.
  • Dios nos rescata, o nos libera, de un gran dolor y un espíritu debilitado, a través de su gran amor por cada uno de nosotros.
  • Él ve los lugares angustiados en nuestros corazones y se ofrece a llenarlos nuevamente.
  • Cuando recibimos Su amor y el regalo de Su presencia, nuestro corazón se calma, lo que nos libera para seguir adelante.

¿Cuál es el contexto de este versículo? Según varios comentaristas de la Biblia, este Salmo fue escrito cuando David reflexionó sobre una situación difícil con el rey Abimelec. Fingió ser mentalmente inestable. Se cree que el incidente al que se hace referencia al principio de este Salmo ocurrió en, donde el rey recibe el nombre de Aquis.

David estaba en una situación difícil. El versículo 11 nos dice lo que sucedió cuando David se encontró con los hombres del rey. ‘Pero los siervos de Aquis le dijeron: ‘¿No es este David, el rey de la tierra? ¿No es él a quien cantan en sus danzas: ”Saúl ha matado a sus miles, y David a sus decenas de miles”’? El versículo 12 nos dice cómo respondió David.

‘David tomó en serio estas palabras y tuvo mucho miedo de Aquis, rey de Gat. Así que fingió estar loco en su presencia; y mientras estuvo en sus manos actuó como un loco, haciendo marcas en las puertas del portón y dejando correr la saliva por su barba’.

  1. Antes de que esto suceda, es interesante ver cómo este capítulo se abre en : 1.
  2. David fue a Nob, al sacerdote Abimelec.
  3. Abimelec tembló cuando lo encontró y le preguntó: ‘¿Por qué estás solo? ¿Por qué no hay nadie contigo? David estaba solo en una misión.
  4. Más adelante en el capítulo, leemos que David se había agotado rápidamente y no tenía un arma.

Parece que David tenía miedo cuando lo atraparon sin nada ni nadie que lo ayudara a escapar. No sé ustedes, pero cuando siento algo que alimenta el miedo (como estar solo) y alguien señala exactamente lo que está causando miedo, me siento aún peor. Quizás David también lo hizo.

El Salmo 34 está lleno de garantías de la bondad de Dios. Es David hablando las verdades que necesita saber. Dios se encuentra con David en sus temores y le brinda resplandor en lugar de vergüenza. De la misma manera el Señor esta cerca de ti y de mi. Los ver dicen, ‘Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis miedos.

Los que lo miran están radiantes; sus rostros nunca están cubiertos de vergüenza’. Quizás David le estaba recordando a su corazón que no estaba realmente solo. Literalmente está hablando palabras de coraje y valor en un momento en el que reaccionó con miedo.

  1. ¿Qué más podemos extraer del Salmo 34?
  2. El aliento y la alabanza impregnan el Salmo 34, especialmente para el individuo agotado.
  3. Versículo 2, ‘Me gloriaré en el Señor; que los afligidos oigan y se regocijen’.

Ver, ‘Este pobre llamó, y el Señor lo escuchó; lo salvó de todos sus problemas. El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen y los libra’. Verso 15, ‘Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a su clamor’; Verso 17, ‘Los justos claman, y el Señor los escucha; los libras de todas sus angustias ‘.

  • David también nos invita a ‘gustar y ver que el Señor es bueno’ (versículo 8).
  • Porque cuando buscamos refrigerio para el cansancio, encontramos bondad en Dios que nos renueva.
  • Y está disponible tantas veces como lo necesitemos.
  • Dios escucha.
  • Y él está cerca.
  • ¿Cómo podemos aplicar hoy el Salmo 34:18? Para conocer el consuelo de Dios en momentos o temporadas difíciles, debemos buscarlo.

También necesitamos recibirlo. David se tomó un tiempo para reflexionar sobre la bondad y la presencia de Dios a través de este Salmo, a pesar de que sus acciones revelaron temor y falta de confianza. Me anima saber que podemos equivocarnos y aún tomar decisiones que nos ayuden a experimentar más de Dios.

  1. Piensa en lo que te ayuda a sentir la presencia de Dios.
  2. Si no la sientes hoy, tal vez la hayas sentido en el pasado.
  3. ¿Cómo te impactó entonces? Si no puedes comprender el conocimiento de la presencia de Dios contigo, pídele a Dios que te ayude a verlo y a conocerlo.
  4. Para mí, los momentos tranquilos me ayudan a conectarme con la verdad de lo que está sucediendo en mí para poder encontrar la verdad que Dios tiene para mí.

También disfruto la música de adoración, la oración, escribir un diario y una herramienta que creé llamada Únelas: Páginas para el cuidado del corazón y el alma. Esta herramienta facilita procesar los desafíos de la vida con Dios, practicar escuchar de Él y experimentar Su cercanía.

  • Otra forma en que podemos experimentar la bondad en nuestro quebrantamiento es participar en algo que disfrutamos.
  • Nos ayuda a ver más allá del dolor de una situación.
  • Muchos experimentan la presencia de Dios a través de la naturaleza.
  • Es vital para la curación de corazones heridos interactuar con las personas.
See also:  Cuantos Juan Hay En La Biblia?

Una comunidad puede ser un recipiente de sanación y presencia con nosotros. Cuando ver a los demas en persona no es una opción, no dejes de buscar formas de conectarte y cultivar relaciones. Dios nos diseñó para necesitarlo a Él y necesitar a los demás.

Cuando las mentiras llenan nuestras mentes, otra persona puede decir palabras de vida y verdad. Al igual que nuestros cuerpos pueden sentir dolor físico cuando estamos emocionalmente heridos, nuestros cuerpos pueden recibir calma a través de los estados más tranquilos de otra persona. Aunque nuestras heridas pueden haber venido a través de personas, necesitamos que las personas traigan sanidad y nos ayuden a experimentar la esperanza presente.

Extender la mano para recibir atención de otros puede ser un desafío especial para los que tienen el corazón quebrantado y el espíritu abatido. Es fácil querer rendirse. Oro que estas palabras de David te ayuden a sentir la presencia de Dios y te den fuerzas para tus próximas respiraciones.

  • Que encuentres la fuerza para dar el siguiente paso.
  • Que puedas cultivar la conexión con Dios y las conexiones empáticas con los demás.
  • Orando por la cercanía del Señor cuando tienes el corazón roto Si te sientes con el corazón roto hoy, mi corazón se lamenta por ti.
  • Por lo que has soportado y el dolor que sientes.

He estado allí muchas veces y no es fácil. Puede sentirse tan pesado que respirar requiere trabajo. Hay esperanza. Si no puedes verlo hoy, veo esperanza para ti. Más que eso, Dios también lo hace. Nos recuerda a través del Salmo que está cerca. Recuérdale a tu corazón cansado orar este versículo, e incluso todo el Salmo, en voz alta.

Además, tengo una oración para ti: Señor te necesito. Tu presencia no siempre se siente, pero tu palabra me dice que estás cerca. Ayúdame a conocer esto en lo más profundo de mi ser. Ayúdame a recibir lo que me das, aunque no sea lo que espero. ¿No puedo rechazar las formas en que me revelas tu presencia? En este lugar de pesadez, les suplico misericordia ya que todo lo demás se siente implacable.

Gracias porque sus misericordias se renuevan a diario y se me dan cuando las necesito. Tu fuerza también. El Salmo 84: 7 habla de ir fortaleciéndose con fuerza. Necesito algo de eso hoy, Señor. Gracias por estar cerca. Cuando recuerdo que estás cerca de mi corazón, recuerdo que no estoy solo.

  • Me fortalezco cuando tu Espíritu habla al mío.
  • Ayúdame a escucharte, a notarlo y a recibir de ti.
  • Como eligieron hacer David y otros salmistas, les diré mi queja (que es _), daré a conocer mi solicitud (que es _) y elegiré confiar en ustedes.
  • Dame valor para seguir eligiéndote y para conocer la paz porque tú me has elegido.

Contigo, Señor, puedo conocer la cercanía y el alivio. Puedo tener novedad y vitalidad. Elijo ver esta esperanza contigo. Amén. Querido, el quebrantamiento no dura para siempre, incluso cuando se siente así. Oro para que se sienta animado hoy. La cercanía de Dios es para ti.

  • No te olvides de esta verdad, El Señor prometió estar cerca de nosotros hasta el fin del mundo.
  • Este artículo es parte de nuestra biblioteca de recursos más grande de frases y citas de versículos bíblicos populares.
  • Queremos proporcionar artículos fáciles de leer que respondan a sus preguntas sobre el significado, el origen y la historia de versículos específicos dentro del contexto de las Escrituras.

Esperamos que esto le ayude a comprender mejor el significado y el propósito de la Palabra de Dios en relación con su vida actual. Jolene Underwood, MA, LPC-Associate is an emotional growth coach and mental health counselor. She believes a cultivated life is one that experiences more of God and more of the life we’ve been given by God.

Her personal journey towards emotional health, and training in Christian counseling, inform the practical support she provides for spiritual growth and emotional healing. Her tool,, has helped hundreds process life’s challenges, experience greater freedom, and grow closer to God. When she’s not counseling, coaching, or creating content you’ll find her enjoying life with loved ones, puzzling, or adding to her collection of vintage glassware with a 70s flair.

DISCLAIMER: The content provided by Jolene Underwood is not specific counseling advice and should not take the place of working with an individual counselor. All online content provided should be used for informational purposes only. : Por qué puedes estar seguro de que el Señor está cerca de los quebrantados de corazón – Vida en Cristo

¿Qué quiere decir Lucas 4 18?

La Nación / ‘El Espíritu del Señor está sobre mí ‘. (Lc 4, 18-19) Por Mariosvaldo Florentino capuchino. Por muchos años los hechos de la vida de Jesús eran parte de una tradición oral, los apóstoles y las comunidades mantenían vivos los recuerdos sobre la vida y las palabras de Jesús, pero no tenían nada escrito.

  1. Cada domingo se reunían y celebraban la victoria de Cristo sobre la muerte, partían el pan y compartían la vida.
  2. De acuerdo con las situaciones concretas que sucedían, los apóstoles recordaban los hechos de su vida que podrían iluminarles e indicarles el camino a seguir.
  3. Por más de 30 años no existían los evangelios.

Despacito, conforme crecían las comunidades y aquellos que habían conocido directamente a Jesús, ya no podían estar en los distintos lugares, entonces se sintió la necesidad de escribir su vida. Fue así que san Lucas, que no conoció a Jesús en persona, empezó a investigar junto a los apóstoles, tal vez junto a María, junto a las comunidades, y cada uno aportaba según los recuerdos que tenían, unos le contaban algunos hechos, otros algún milagro, otros un discurso, a tal punto que después él pudo ordenar y entregar a las comunidades el evangelio (que en griego quiere decir: Buena Noticia) de Jesucristo, más o menos hacia el año 70 (casi cuarenta años después de su muerte).

  • Después de estas pocas palabras sobre la historia, que nos ayudan a entender mejor el mensaje de los evangelios, les invito a meditar sobre el inicio de la predicación de Jesús.
  • Él estaba en su pueblo, donde todos lo conocían, donde vivía toda su familia.
  • Fue en la Sinagoga (templo de oración de los judíos) y proclamó una profecía de Isaías: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí.

Él me ha ungido para traer la buena nueva a los pobres, para anunciar a los cautivos su libertad, y dar la vista a los ciegos, para despedir libres a los oprimidos y para proclamar el año de la gracia del Señor’. Después se sentó y dijo a la gente: ‘Hoy se cumplen estas profecías que acaban de escuchar’.

  • Este texto de Isaías es un texto mesiánico, que describía las cosas que haría el Mesías cuando viniera.
  • El texto anunciaba cosas buenas y también cosas malas, gracias para algunos y castigos para otros.
  • Sin embargo, cuando Jesús lo proclama, solamente lee la parte buena, no proclama la desgracia.
  • Encontramos así una primera interpretación de Jesús mismo, sobre su misión.

La primera frase revela que él tiene autoridad: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí’. Lo que voy a hacer es la voluntad de Dios. Lo que voy a realizar es su proyecto, es el sueño de Dios. No es una invención humana. ‘Traigo una buena noticia a los pobres’ –los pobres aquí son todos los necesitados.

Seguramente la ‘buena noticia’ (evangelio) es la misma que Moisés había escuchado en el Sinaí: Dios escucha los clamores; Dios se baja para ayudarlos; Dios quiere cambiar sus vidas. ‘Para anunciar a los cautivos su libertad’: esto es a todos los prisioneros; en primer lugar los prisioneros del pecado (pues los que están en las cárceles, antes de ir allí cometieron sus crímenes porque eran esclavos del pecado, y si serán liberados del pecado pueden salir de las cárceles, pues ya no serán un peligro para nadie), pero también es libertad a los esclavos de los vicios, de las drogas, del alcohol, del juego, de la lujuria, de los traumas, de las máscaras, de los ídolos, del dinero, de la infidelidad y tantas otras cosas que cada uno de nosotros podrían completar.

‘Dar la vista a los ciegos’. Ciegos del cuerpo, ciegos del espíritu. Son tantos los que no son capaces de ver. ¡Hay personas que no son capaces de ver el bien, sólo consiguen ver los defectos son ciegos! Hay otros que no consiguen ver la acción de Dios en sus vidas.

  • Otros no ven sus pecados.
  • Otros no ven (reconocen) a las personas que les aman.
  • Otros no se ven más que a sí mismos.
  • A todos estos, Jesús viene a sanar’para despedir libres a los oprimidos’, en la época de Jesús todas las enfermedades eran consideradas ‘opresión del maligno’.
  • A los enfermos Jesús quiere sanar, a todos los que se sienten oprimidos por cualquier cosa, Jesús quiere dejar libre, pues solamente los que actúan libremente son responsables de sus actos.’Y proclamar un año de gracia del Señor’.

Este año de gracia no termina nunca. Si tú quieres este puede ser un año de gracia para ti, o mejor, el primero de muchos años de gracia, o un año más de gracia Es muy importante que yo reconozca que esta profecía puede cumplirse hoy, o a partir de hoy, en mi vida.

El Señor te bendiga y te guarde, El Señor te haga brillar su rostro y tenga misericordia de ti. El Señor vuelva su mirada cariñosa y te dé la paz.

: La Nación / ‘El Espíritu del Señor está sobre mí ‘. (Lc 4, 18-19)